viernes, 19 de octubre de 2012

LA PALABRA DEL DIA Sainete La grosura de un animal, principalmente de una res, se llama en español saín, palabra derivada del latín sagina 'acción de cebar o engordar los animales'. El equivalente de este vocablo en francés antiguo era saïn y en provenzal, saglin, pero llegó a nosotros a través del bajo latín saginum. El diminutivo de saín, sainete, era el nombre con que los cazadores llamaban en cierta época a los pequeños pedacitos de grasa que daban a sus halcones cada vez que cobraban una pieza. Esta palabra fue adoptada luego por el teatro, ambiente en el cual se llamó así a algunas piezas breves, que eran comparadas de esa forma con bocadillos pequeños y apetitososs. El sainete es una pieza corta, generalmente en un acto, sobre un tema humorístico, que antiguamente se representaba a continuación de una obra seria o como final de una función.

Que alegría Marisa ver que todavía sigues por aquí. Muchas gracias por tu comentario. Atenta a tu pedido, subo la foto de las otras dos mascotas que faltaban, y a la que muchos de ustedes vieron desde BBs. Un abrazo grande para vos y voy a ver si el poco tiempo que tengo me permite ir subiendo fotos y comentarios de varios lugares que pudimos visitar en todo este tiempo que estuvimos ausentes de estos lares. JAJA

En la entrada anterior me olvidé de colocar los nombres de nuestras amadas mascotas. La primera es Monona, la segunda es Coca y la tercera es Chane. Las de ahora son India, primero y luego Uma.

jueves, 18 de octubre de 2012

Hace muuuuuuuuuucho que no aparecemos por acá. Se debió a varios factores, ninguno grave, gracias a Dios. Yo no soy la mas ducha de las dos locas, pero trataré de comenzar a subir lo que pueda. Para los que conocieron a nuestras mascotas, trataré de subir fotos actualizadas de ellas. Eso si..... les pido paciencia, por favor.

MASCOTA Se llama mascota a los talismanes u objetos a los que se atribuye la propiedad de dar buena suerte o de ejercer influencia benéfica sobre su poseedor. También se llama así a los animales domésticos de compañía, debido a que en cierta época se les atribuyó el poder de ejercer un influjo positivo sobre sus amos, creencia que hoy se ve confirmada por la medicina y por la psicología. La palabra llegó al español procedente del francés mascotte 'amuleto', proveniente del occitano mascota 'hechizo', 'embrujo', que se derivaba, a su vez, de masca 'bruja', palabra de origen germánico o celta, también hallada en máscara.