martes, 18 de noviembre de 2008

Desde la Sombra....

Gerda Taro; la compañera y «constructora» olvidada de Robert Capa




Gerda Taro nació Gerta Pohorylle en Stuttgart en el año 1910, en el seno de una familia de judíos originarios de la Galitzia oriental, territorio que hoy forma parte de Ucrania. Por cuestiones económicas pero también de seguridad, sus padres emigraron ante el violento antisemitismo de la región. Pese a su origen modestamente burgués, Gerta se vinculó a movimientos obreros y después de una detención, el antisemitismo del Partido Nacional Socialista alemán la empujó a buscarse un lugar en París, a donde llegó con 23 años.
Al poco tiempo de su llegada conoció a Endre Friedmann, un joven y talentoso fotógrafo húngaro, que a causa de su mal francés y de la competencia en su oficio, explicaba que «había llegado a pescar en el Sena para comer».
André, le enseñó fotografía, mundo al que ella llegó medio por azar, medio por necesidad. En la primavera de 1936 y siendo ya pareja sentimental, Gerta decidió que para salir adelante lo tendrían mejor si «inventaban» un fotógrafo americano para que las fotografías de su compañero se pagaran mejor.
También pulió la desaliñada imagen de André por otra más elegante, y a su vez se rebautizó como Gerda Taro, un nombre más sonoro y corto, con el que, de paso, eliminaba las reminiscencias judías de su apellido, que nunca había tenido interés alguno en reivindicar. Así fue como Gerta Pohorylle se convirtió en Gerda Taro y André Friedmann en Robert Capa.
La Guerra del 36
Juntos viajaron en agosto de 1936 a Barcelona y con fotos de aquellos días empieza la muestra dedicada a Taro. Encontraron una ciudad relajada y confiada en la victoria. Parejas de milicianos, milicianas entrenándose en el uso de las armas en la playa; estampas que reflejan un clima de alerta y también la igualdad hombre-mujer que la Segunda República había instaurado.
La tranquilidad no complacía a la pareja, que fue primero al frente de Aragón y luego a Madrid. Tampoco es que allí encontraran acción por doquier y, unos días más tarde, llegaron al frente de Córdoba.

En Cerro Muriano, la tarde del 5 de septiembre de 1936 Capa tomó la inmortal «Muerte de un miliciano».


Taro estaba cerca de él y en la exposición se exhibe una foto suya del mismo miliciano, minutos antes de que una bala acabara con su vida. Progresivamente, Taro fue haciendo su carrera y se hizo un nombre, al margen de Capa. Sus fotos de Madrid, Valencia, Almería y Segovia se publicaron en «Regards», «Vu» y en «Ce Soir», publicación del Partido Comunista francés.
En Brunete retrató la reconquista de la población por parte de las tropas republicanas. Fueron sus últimas fotos. En el fragor de una contraofensiva de los fascistas, encontró una muerte terrible y absurda, más teniendo en cuenta los peligros que hasta entonces había desafiado. Taro se había montado en el estribo de un coche, éste frenó de golpe para evitar chocar lateralmente con un tanque republicano y el cuerpo de Taro fue a parar debajo del tanque, que la destrozó de cintura para abajo.
Con la cámara por arma
Pese a que la llevaron a un hospital de Madrid, poco se pudo hacer y murió aquella misma madrugada. Era el 26 de julio de 1937 y le faltaban seis días para cumplir los 27 años. Su muerte fue muy sentida en los círculos intelectuales republicanos próximos a la Alianza de Intelectuales, donde se alojaba en Madrid y donde se le rindieron honores militares.
No en vano, la «pequeña rubia», como se la llamaba, fue una combatiente más, con la cámara por arma. Su carácter alegre y ánimo incansable caló hondo allí como lo hacía en los frentes, donde su presencia siempre era bienvenida e insuflaba ánimo a los combatientes.
A raíz de su fallecimiento, la revista «Life» del 16 de agosto de 1937 publicó dos páginas con fotografías suyas, de las que resaltó que «son de lo mejor que hemos visto en este año de guerra civil en España». A pesar de que no era cierto, la revista también decía que «estaba casada con un joven fotógrafo llamado Robert Capa».
La carrera de Gerda Taro fue demasiado corta para poder saber, como algunos plantean ahora, si realmente hubiera llegado a ser mejor que Capa. Eso forma parte del terreno de las elucubraciones. Pero de lo que no cabe ninguna duda es que ha estado injustamente olvidada durante muchas décadas.
A ello han contribuido varios factores. Por una parte, el hecho de que al principio de su carrera firmara conjuntamente con Capa, lo que durante años diluyó su legado con el de él. También hay que recordar que en las primeras semanas de guerra, a menudo se intercambiaban las cámaras. Por otra, su declarado compromiso con el bando republicano y el hecho de que publicara en un medio como «Ce Soir» hizo que en el posterior contexto de la Guerra Fría su trabajo se considerara más como una expresión política que no artística.
Sólo una calle dedicada en Leipzig, donde vivió un tiempo, y algunos pocos homenajes en la antigua RDA, mantuvieron vivo su recuerdo. Sus parientes directos fueron exterminados por el nazismo y la mayoría de los que la conocieron también murieron. Solamente el «Proyecto Gerda Taro», un exhaustivo trabajo llevado a cabo durante años por la fotógrafa alemana Irma Schaber, permitió reconstruir su vida y publicar su biografía en 1994.
Recuerdo demasiado efímero
Su muerte fue un golpe terrible para Capa, y en París, el padre de Gerda, Heinrich Pohorylle, le reprochó duramente no haber estado con ella e incluso llegó a golpearle.
Fue enterrada con grandes honores en el cementerio de Père-Lachaise, donde habían recibido sepultura destacadas figuras del comunismo francés, el mismo día que hubiera cumplido 27 años.
Pese a los poemas y a algún artículo laudatorio en el primer aniversario de su muerte, el recuerdo a Gerda Taro fue demasiado efímero para sus logros en aquellos convulsos años. Por si acaso, la ocupación nazi de París eliminó con los recuerdos dejados en su tumba.
«¡Esto es la guerra! Capa en su trabajo», retrospectiva de uno de los primeros y más brillantes reporteros gráficos
Si la vida de Gerda Taro acabó de manera muy trágica, la de Robert Capa no tuvo un final mucho mejor cuando una mina lo hirió de muerte en Vietnam. Pero antes tuvo tiempo de firmar una de las trayectorias más brillantes del fotoperiodismo de todos los tiempos.

6 De-MeNtEs:

La candorosa dijo...

Apasionante historia la de estos reporteros gráficos!!!
Además, la época por la que les tocó transitar... ¡¡nada sencillo habrá sido realizar su tarea!!

Maravilloso post!!
Gracias!

Besotes grandotes, doñas!!

Ivana Carina dijo...

¡¡VOLVÍ!!! Aaaajjajja! ^.^

Muy interesante esta entrada, piscuisas mías!!!

Desde ya les agradezco por haberme cuidado el cyber rancho, che! ^.^

Besotes y me voy a dejar mi rueda en los otros 11 post's que hay... Hermanitas, ya se parecen a mi! aaajajajjaja!

Carlota dijo...

Vamos, que se cumple el dicho de que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer... sabía de Robert Capa, pero no de ella... me encantó esta historia, una pena, que su vida quedará así truncada, pero supongo que fotos así tan arriesgadas es lo que tienen... un beso, loquitas.

ALMA dijo...

Hola chicas!!!!!

Que mujer Gerda!!! que pasión!!!!, merece que se la recuerde en un hermoso post como este.

Desconocía como había sido su muerte y la de Capa. Si es conocida su obra y merece que se la reflote.

Besos

Marichu dijo...

Muchísimas gracias! Me resultó muy interesante, hermosa y trágica la historia, también muy complicados los lugares que elegían para fotografiar.
Besos para las dos!

Bakalaox dijo...

muy copada la historia, no conocia nada de estos fotografos, pero eso es gente con agallas si señor :)

si quieren saber mas de mujeres en la 2da guerra, hay articulos que cuentan historias de las mujeres que lucharon en el frente de stalingrado y leningrado. (si que raro que hable de los rusos yo :P, jajaja).

Que pena lo del tipo, sobrevivio a la segunda guerra y muere en vietnam, que nada tenia que ver con su pais....

Bue, me voy

saludos chicas!