jueves, 16 de abril de 2009

Día Internacional contra la Esclavitud Infantil

No es trabajo infantil es esclavitud infantil.
Con el inicio de este nuevo siglo asistimos a una de las situaciones más vergonzosas de nuestro tiempo: 400 millones de niños esclavos en todo el mundo, entre 4 y 14 años, de los cuales 165 millones tienen menos de 5 años. Guerras, prostitución, explotación laboral, hambre, malos tratos, ... es el panorama de millones de niños cada día.
La explotación infantil sigue aumentando en todo el mundo (se multiplica en el Sur empobrecido y reaparece en el Norte enriquecido) como consecuencia del comercio internacional, el monopolio tecnológico, la pasividad y cinismo de los organismos internacionales, así como por las políticas económicas impuestas por las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, etc) y su complicidad con los gobiernos para favorecer a las grandes compañías internacionales.
Iqbal Masih tenía cuatro años cuando su padre le vendió a una fábrica de alfombras de Punjab porque necesitaba un préstamo para pagar la boda del hijo mayor. Para saldar al deuda Iqbal trabajaba doce horas al día trenzando alfombras por un a rupia diaria. Sin embargo, con los intereses desorbitados, la deuda no para de crecer. A los 10 años Iqbal asistió a un mitin sobre derechos humanos y su vida cambió radicalmente. Consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra el trabajo cautivo. El 16 de abril de 1995, el niño pakistaní Iqbal Mashib, católico, militante de la sección infantil del Frente de liberación del Trabajo Forzado de Pakistán, fue asesinado a la edad de 12 años por la mafia de la tapicería, después de múltiples amenazas, por cerrar empresas en las que todos los trabajadores eran niños esclavos. Su ejemplo trascendió internacionalmente, siendo premiado en Estocolmo y Boston y dedicando el premio para abrir una escuela, manifestando en la colocación de la primera piedra su intención de hacerse abogado para continuar la lucha contra la esclavitud infantil.


Iqbal exhorta a un grupo de adultos
a combatir la esclavitud infantil
origen del paro de los adultos.

Iqbal después de obtener la libertad,
se retrató en el telar recordando el
sufrimiento que padecen 400 millones
de niños esclavos.

"No compren la sangre de los niños"
(reza esta pancarta que lleva
Iqbal Masih en una manifestación).

(Detener el reproductor antes de iniciar el video, gracias)

1 De-MeNtEs:

dondelohabredejado dijo...

Es una terrible realidad, que se da mucho más de lo que creemos.
Y no sólo en casos tan atroces como el de la esclavitud de niños También hay gente que no entiende o no quiere entender que los niños no deben trabajar, y en sus casas los tienen laburando cual cenicientas.
Hay niñez hermosa, y también hay niñez de mierda.
Que los niños sean niños, que los niños jueguen y sean felices.
Besos.