lunes, 18 de febrero de 2008

"La Pulpería"


A 100 kilómetros de Buenos Aires, existe la última pulpería

En las afueras de la ciudad de Mercedes, junto a una calle de tierra, sobrevive y funciona, conservando su maquillaje original.

La Pulpería fue construida en 1830, asegura su actual dueño, Roberto "Cacho" Di Catarina, más conocido como "el pulpero". Sin embargo, Cacho aclara que su primer propietario fue Buenaventura Céspedes, que la compró en 1868, y sólo en 1910 la adquirió Salvador Pérez Méndez, su abuelo. De aquella época data su fachada, con imborrables huellas del paso del tiempo. En la entrada de la Pulpería un palenque evita que los caballos se escapen y un cartel advierte que es la última pulpería en pie. Sus paredes son de 45 centímetros de espesor y están asentadas en barro. Su mostrador es de estaño y madera, y sobre las estanterías posan botellas que, camufladas por el polvo y las telarañas, encierran muchas anécdotas. "Don Cacho" asegura que en otros tiempos su abuelo atendió a Segundo Sombra, que en la década del 20 trabajaba de resero y paraba allí para que sus bueyes descansaran. El audaz Juan Moreira fue otro de los que supieron acodarse en el legendario mostrador. Di Catarina conserva el amarillento pedido de captura del irreverente gaucho, que data de agosto de 1869.

También cuenta que su abuelo hizo quitar las rejas que estaban emplazadas sobre el mostrador y que protegían al pulpero de los robos. "No hacían falta porque la situación económica en aquel entonces no era tan mala".


El delivery parece ser otra de las caprichosas reiteraciones de la historia. Hoy es una costumbre urbana, pero Cacho cuenta que acompañaba a su padre a hacer el reparto de mercadería. Claro, que los pedidos no se hacían por teléfono, sino que los parroquianos se acercaban a la pulpería para hacer los encargos. Los comestibles descansaban en un sótano que hoy sólo está ocupado por la oscuridad.

Los gauchos, el pulpero y los caballos parecen postales de otra época. Sin embargo, tienen vida y movimiento en la Pulpería de Mercedes.

2 De-MeNtEs:

Ivana Carina dijo...

Que buen post!!!
¿Se habrán inspirado acá para "La Pulpera de Santa Lucía"???
Me encantó!
Que cosa, no?, que todavía existan cosas así en este siglo! jeje!!!
Un besote!!

P/D: Chicas, están cada día mejor eh???
Veo cosas muy bonitas..... menos mi link con el nombre del blog.. ajajjaa!, chiste!!
Besos!

Abuela Ciber dijo...

Vengo de lo de Ivana y me recopa la idea que tuvieron de salir em moto, que sensacion de libertad de dominar ese aparato con nuestra persona, se siente la vida.
De joven anduve en moto, bueno!!! motoneta y ya.
y luego en ciclomotores toda la niñez de los hijos,llevandoles de un lado a otro, logico que no vivi en la jungla de afalto sino en zona balnearia.
Cariños las vendre a visitar.