jueves, 17 de julio de 2008

"Una historia en 3 ruedas"..

Dos aventureros de 70 años atraviesan EEUU en 'scooter'

Dos amigos recorrieron en 'scooter' 5.500 kilómetros, de San Francisco a Nueva York, para demostrar que la pasión por la aventura perdura pasados los 70 años y rendir culto a la vieja Ruta Lincoln.



Buddy Rosenbaum mantiene a los 71 años la chispa neoyorquina y Bob Chase, a los 72, un estilo californiano relajado. Hace diez años comenzaron a viajar juntos en moto por el mundo y acaban de terminar otra aventura en Times Square.
Pero esta vez, estos dos apasionados del motociclismo canjearon sus poderosos corceles de más de 1.000 cc por un modelo de 'scooter' de tres ruedas que, con la mitad de cilindrada, consume menos y alcanza hasta 150 kilómetros por hora.
Llegaron el lunes al corazón de Manhattan tras recorrer en un mes el periplo de la Ruta Lincoln, la primera carretera transcontinental de Estados Unidos, con 300 dólares de gasolina, una ganga con el galón (3,8 litros) a 4 dólares.
"Bob y yo siempre tuvimos la pasión por la aventura en moto y se estaban volviendo demasiado pesadas, pero nosotros no quisimos darnos por vencidos", explicó Rosenbaum a la AFP, en el restaurante donde festejaron su hazaña.
Según este médico jubilado que recorrió el mundo en moto con su amigo ex empresario, incluyendo el Himalaya, la Patagonia y las estepas de Rusia, uno de los mensajes de su aventura es que la tercera edad no implica renunciamiento. "Cuando uno envejece, puede mantener sus pasiones, no hay porqué renunciar a ellas sino encontrar la forma creativa de expresarlas", dijo. La idea creativa fue en este caso convertirse al tres ruedas, más estable que una moto.
El otro objetivo del periplo fue rendir homenaje a la Ruta Lincoln, que Bob Chase definió en la entrevista como "un tesoro" del patrimonio de la cultura y la civilización de Estados Unidos. "Es un museo de 3.400 millas (5.500 kilómetros), que está desapareciendo y que es necesario preservar, no hay suficiente gente que lo conoce y que está interesada en mantenerlo en vida", explicó Chase.
Rosenbaum relató que en su viaje, iniciado en San Francisco el 13 de junio, vieron cosas maravillosas, como el centenario puente colgante Newell de Ohio, construido en acero hace más de cien años y que sigue funcionando. "También vimos por ejemplo una estación de servicio 'art déco' de 1933, el hijo del dueño todavía la mantiene y la opera", dijo Rosenbaum. "Cada vez que encontramos estructuras y objetos que se mantienen en vida, nos alegramos".
La amistad de los dos motociclistas se forjó en la Patagonia, donde se conocieron por casualidad en los años 90, cuando coincidieron en un viaje de Santiago de Chile a Tierra del Fuego montados en BMW de poderosas cilindradas.
Rosenbaum, que relee la novela 'On the Road' ('En el camino'), de Jack Kerouac, antes de cada nuevo viaje de aventuras "porque me pone en el estado espiritual apropiado", dice que su país debe aprender a preservar lo bueno y lo bello. "Estados Unidos desecha demasiado rápido lo viejo y lo sustituye con lo nuevo. Deberíamos preservar lo viejo -concluyó Rosenbaum- no solo por compasión, sino por la elegancia".
Hoy queremos compartir esta nota con ustedes, no sólo pq a nosotras nos gusten muuuuucho las motos, sino pq vemos que estos señores ya mayores siguen compartiendo la amistad que iniciaron en ese encuentro en la patagonia y nos damos cuenta que disfrutan de esa “libertad” que genera el viajar con el viento que te roza, aparte de aprovechar ese viaje para revivir viejos caminos dejados de lado por el modernismo.Ojalá nosotras podamos seguir disfrutando tb como ellos por muchos años mas y compartiendo con ustedes nuestras experiencias y recogiendo amigos al paso de nuestras 2 ruedas cuerdas….

6 De-MeNtEs:

Abuela Ciber dijo...

Y a mi me vuela la bata.
Ya he mirado las scooter pero de 4 ruedas, no se como les dicen.
Pero mis hijos me miran de una forma que..bueno..estoy pensandolo.
Que felices estos dos jovenes veteranos, eso si que es vivir.!!!!!
Cariños

Destartalada dijo...

Que lindo! Es envdiable

Me gusto su blog!

Volveré a darme una vueltita por aca seguido.


Un beso

La candorosa dijo...

¡¡Que bueno que nos hagan conocer la historia de estos dos hombres!!!

Imagino lo que les debe haber gustado conocer esta experiencia!!!

¿Para cuando estarán dispuestas a cruzar el continente, eh?
jajjajaa

Si deciden hacerlo, avisen, ¡¡les haremos el aguante!!!

Besotes con candor!!!

Denis Fernández dijo...

Buenas,
la anécdota es alentadora. Ojalá sigamos con tanta energía para haer este tipo de cosas a medida que sigamos cumpliendo años.
Saludos!

Adriana Lara dijo...

queridas, están mucho más cuerdas que yo

Carlota dijo...

La verdad es que es una crónica esperanzadora... esperanza en que no hay más vejez que la que uno se autoimpone, y que la amistad duradera existe. Un beso, chicas.