jueves, 8 de mayo de 2008

Día de la Cruz Roja Internacional




En el año 1859, el banquero suizo Jean Henri Dunant asistió al pueblo de Solferino (Italia) con el loable propósito de auxiliar en pleno campo de batalla a los heridos franceses y austríacos que abandonaban la lucha que allí los enfrentaba. Dunant se horrorizó al ver lo inadecuado de los servicios sanitarios militares y la agonía que sufrían los heridos, por lo que aquella primera experiencia se fue transformando en una vocación y en un proyecto concreto: crear una organización internacional que se ocupara de las víctimas de las guerras. Esa vocación se transformó en realidad: en 1863, en Suiza, fundó el Comité Internacional y Permanente de Socorro a los heridos militares, que asistiría a los heridos y enfermos de la guerra sin considerar su nacionalidad.
Había nacido la Cruz Roja Internacional, que quedó instituida definitivamente el 12 de agosto de 1864, y desde aquel día se han establecido sus oficinas y agencias en todo el mundo. A la Argentina llegó el 12 de junio de 1880 gracias al Dr. Guillermo Rawson.



La misión del Movimiento Internacional de la Cruz Roja es:
  • *Prevenir y aliviar, en todas las circunstancias, los sufrimientos humanos.-
    *P
    roteger la vida y la salud y hacer respetar a la persona humana, en particular en tiempo de conflicto armado y en otras situaciones de urgencia.-
    *Tratar de prevenir las enfermedades y promover la salud y el bienestar social;
    *Fomentar el trabajo voluntario y la disponibilidad de los miembros del Movimiento, así como un sentimiento universal de solidaridad para con todos los que tengan necesidad de su protección y de su asistencia.-

Principios fundamentales de la Cruz Roja

HUMANIDAD: La Cruz Roja, a la que ha dado nacimiento la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla, se esfuerza, bajo su aspecto internacional y nacional, en prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias. Tiende a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana. Favorece la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.

IMPARCIALIDAD: La Cruz Roja no hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social o credo político. Se dedica únicamente a socorrer a los individuos en proporción con los sufrimientos, remediando sus necesidades y dando prioridad a las más urgentes.

NEUTRALIDAD: Con el fin de conservar la confianza de todos, se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso o filosófico.

INDEPENDENCIA: La Cruz Roja es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las Sociedades nacionales deben, sin embargo, conservar una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios de la Cruz Roja.

CARÁCTER VOLUNTARIO: La Cruz Roja es una institución de socorro voluntaria y desinteresada.

UNIDAD: En cada país sólo puede existir una sola Sociedad de la Cruz Roja, debe ser accesible a todos y extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.

UNIVERSALIDAD: La Cruz Roja es una institución universal, en cuyo seno todas las Sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente.


Desde el siglo XIX, la cruz roja y la media luna roja son los símbolos universales del socorro que se presta a las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales. Desafortunadamente, en algunos contextos, estos emblemas, que son signos visibles de la neutralidad absoluta de la misión humanitaria, no gozan del debido respeto. Además, algunos Estados no se identifican con ninguno de estos dos emblemas. Para solucionar esos problemas, los Estados Partes en los Convenios de Ginebra adoptaron, en una conferencia diplomática celebrada en diciembre de 2005, un protocolo adicional a los Convenios. En ese instrumento se establece un emblema nuevo, denominado comúnmente el cristal rojo, que se suma a la cruz roja y la media luna roja.

3 De-MeNtEs:

La candorosa dijo...

Bregar por la salud en el mundo entero es tarea de todos...

Además, sin ser profesionales de la salud o participar activamente de "Cruz Roja", serviría de mucho que todos nos capacitáramos en primeros auxilios. De esta forma, ante una necesidad, estar preparado para afrontarla hasta la llegada de los "médicos", salvaría muchas vidas a nuestro alrededor...

Saludos grandotes, doñas!!!

Ivana Carina dijo...

EXCELENTE EFÉMERIDE!!!!

Besotes piscuisas!!!

Luca dijo...

Muy ilustrante el post. Y la idea del cristal rojo me parece estupeda.
Como es la primera vez que paso por aquí aprovecho para decir que me encantan esas ruedas. Como luce la jodia.
Un beso.