viernes, 23 de mayo de 2008

Algo de la amistad

Dos viajeros iban juntos por la carretera

. . . .cuando de repente apareció un oso.

Uno de ellos corrió hacia un árbol de la vera del camino, trepó a las ramas y se ocultó.

El otro no era tan ágil como su compañero y, como no pudo escaparse, se arrojó al suelo y fingió estar muerto. El oso se le acercó y lo olfateó, pero el viajero se quedó muy quieto y mantuvo el aliento, pues dicen que un oso no toca un cadáver.

El oso lo tomó por un cadáver y se alejó.

Cuando pasó el peligro, el viajero del árbol bajó y preguntó al otro qué le había susurrado el oso cuando le acercó la boca a la oreja.

El otro respondió:
-Me aconsejó que nunca más viajara con un amigo que te abandona ante la primera señal de peligro.
MORALEJA
El infortunio pone a prueba la sinceridad de la amistad.

6 De-MeNtEs:

La candorosa dijo...

De buen amigo hubiera sido recomerdar ir de viaje a otro lugar, que al menos no tuviera osos rondando!!! ¿no les parece?...

Besotes y candor!!!

Ivana Carina dijo...

Al menos ustedes andan en moto, así que ante cualqiuer peligro, salen rajando! Juntas, eso si! aajajajaa!
Muy bueno el relato con moraleja!!
Besotes piscuisas!!!

ALMA dijo...

Hacía rato que no leía las moralejas...son buenas, nos deja enseñanzas, besos

MARISA,el rincón de mi niñez dijo...

Que lindo Post.
Y cuanto de verdad se esconde tras el.
Cuanto mas conozco al hombre ,mas respeto a los animales.
Besos y buen fin de semana.¡¡que friiiiiiiio!!

Luca dijo...

Mejor habría hecho marchándose con el oso a pasear, que mira, por lo menos seguro que te defiende. Ainsss, humanos...
Un beso.

karen dijo...

Oso cabrón, por el susto y por el trago amargo de la realidad en los amigos...